Arroz con Leche

El Postre Por Excelencia

 

Se ha dicho mucho sobre el origen de este postre casero que muchos países reclaman como suyo. Se dice, por ejemplo, que es europeo y que se creó en la Edad Media, pero parece ser que alguna forma de Arroz con Leche se conoce desde la antigua Persia, endulzado con miel y cocido en leche de cabra. De ahí pasó a los árabes, quienes a su vez lo introdujeron en Europa con los cambios que ya le conocemos.

Al llegar los españoles a América, trayendo consigo a sus concubinas moras y sus recetas, además del azúcar, el arroz y la leche –desconocidos hasta entonces en nuestro continente- la exquisitez de este sencillo postre conquistó a todos por igual y se instaló para quedarse, especialmente durante la Colonia, pues satisfacía el paladar intensamente dulce de los peruanos de la época. Actualmente no hay casa donde no se prepare con frecuencia y en muchas dulcerías y puestos ambulantes se vende en copas o vasitos plásticos, siempre tibio, siempre reconfortante, siempre bienvenido, especialmente en el frío invierno.
Esta es una receta básica a la que se le puede agregar pasas, albaricoques secos picados, coco rallado, una copita de Cointreau, Ron, Amaretto o Whisky. También se decora al gusto con mermelada de aguaymanto o de sauco (frutos andinos), o se sirve en la misma copa con Mazamorra Morada, otro de nuestros postres criollos preferidos.

Nuestra versión de este postre es super fácil de hacer. A mí me gusta usar el arroz Arborio pero tú usa el que te provoque o el que tengas a la mano, menos el arroz instantáneo, por supuesto. Este no funcionará porque no te dará la textura correcta. Olvídate. El Arborio, por otro lado, tiene mucho almidón y el resultado final será cremoso y suculento, tal como me gusta. Ten en consideración que si lo cocinas por mucho tiempo el postre se secará y cuando enfríe quedará sólido y muy poco apetitoso. Perderá de esta manera todo su cremoso encanto.

Siéntete libre de hacer la mitad de la receta o de duplicarla y de hacerle cualquier variación a tu gusto. El resultado será espectacular y te aseguro que no durará mucho en tu casa.

Arroz con Leche
Autor: 
Tipo de recetas: Postre
Comensales: 8
 
Ingredientes
  • 4 tazas de leche regular
  • 2 palitos de canela
  • 1 taza de arroz Arborio (u otro arroz de tu preferencia, que no sea integral)
  • Pizca de sal
  • 2 tazas de leche evaporada
  • 1 taza de agua
  • 1 taza de azúcar
  • Cáscara de 1 limón, entera
  • 1 cucharadita de vainilla
  • 2 cucharaditas de canela en polvo
Instrucciones
  1. En una olla pon a hervir la leche regular con los palitos de canela, el arroz y la sal, a fuego bajo y sin tapar, revolviendo con frecuencia y cuidando que no hierva la leche para que no se derrame.
  2. Cuando el arroz está suave (unos 25 minutos) incorpora la leche evaporada, el agua, azúcar y la cáscara de limón.
  3. Continúa cocinando a fuego bajo, removiendo con cuchara de madera de vez en cuando, hasta que espese ligeramente (unos 30 minutos). No dejes que seque.
  4. Fuera del fuego retira la cáscara de limón y la canela.
  5. Agrega la vainilla, vierte el arroz con leche en un recipiente o en copas, rocía con la canela en polvo y sirve tibio o a temperatura ambiente. También puede ser refrigerado y comerse frío, aunque esto es un tema de gustos personales.


Comentarios

  1. Sounds yummy. My version uses condensed milk and happa rice (half brown, half white).

Trackbacks

  1. […] Aji de Gallina and Tallarines Verdes, to Lomo Saltado and Arroz Con Leche. But the most memorable of all was the Plantain / […]

  2. […] Peruvians, who like to eat it warm, especially during cold winter evenings, and love to mix it with arroz con leche, a dessert that they call sol y sombra (“sun and […]

  3. […] Even back then, two rice puddings were -and still are- very famous. One is the ubiquitous arroz con leche, white and creamy, served warm with a sprinkling of ground cinnamon. The other one, more rustic […]

  4. […] a traditional version of quinua pudding, follow the instructions for arroz con leche and you´ll be ready for a real […]

Deja un comentario

*

Evalúe esta receta: