Conchitas a la Parmesana – Saboreando el Mar

FRESCAS CONCHITAS GRATINADAS CON PARMESANO

Mientras en Estados Unidos las temperaturas nos tenían viviendo en un sauna, en Sudamérica era invierno. Estoy en Lima por el matrimonio de mi hijo, y cuando llegué a esta ciudad fría y gris, a la que extraño tantísimo, me recibió una sorpresa: un día soleado y medio tibio. Debo confesar que, aunque lindo, me decepcionó un poco, pero fue una buena ocasión para comer mariscos recién salidos del mar.

El día que llegué, Eduardo, mi hijo, y su entonces prometida, Antonella, me invitaron a almorzar en un restaurante muy lindo, La Bomboniere, y lo primero que ordené fue un gran plato de conchitas a la parmesana, un plato que he estado añorando desde que comencé a planear mi viaje. Son conchitas cubiertas con queso parmesano rallado y van unos minutos al broiler para que el queso se derrita y quede burbujeante y dorado, mientras que las conchitas deben quedar casi crudas pues si se cocinan mucho son incomibles. Es un plato absolutamente delicioso.

Debajo de la suculencia del queso derretido uno encuentra –a manera de sorpresa- las conchitas jugosas y con sabor a mar. Es un piqueo infaltable en todo almuerzo criollo o en las cebicherías, pero para mí es un almuerzo ligero, suficiente por hoy. Cuando mis hijos eran pequeños, adoraban pedir conchitas a la parmesana cada vez que comíamos fuera, pero los muy bandidos !solo se comían el queso derretido! Entonces le pasaban las conchitas a su papá, que estaba más que encantado de terminar lo que quedaba –que era casi todo, en realidad-.

Siempre recuerden que el secreto para un plato de conchitas exitoso, como con cualquier otro marisco, es usar los ingredientes más frescos, recién salidos del mar. En este caso, directo del mercado, pues en Perú los pescadores traen a diario estas delicias. Tienen que limpiarse muy bien, sazonarlas con cuidado, luego cubrirlas con el queso y gratinarlas unos minutos. No queremos que se nos conviertan en corchos, ¿verdad? Como las conchitas quedan casi crudas, la calidad tiene que ser impecable.

Creo que voy a buscar más de estas cuando regrese a Virginia. Las conchitas son carnosas y sabrosas, aunque muchísimo más grandes y, definitivamente, mucho más cáras que en Perú. Y sin coral.

¿¿¿Me preguntan si pueden ser congeladas??? !!!NOOO!!! Evite las conchitas congeladas como si fueran el mismo demonio, nunca van a tener el sabor delicado y delicioso de las frescas. Y a propósito, ahora que estoy escribiendo esto, me acuerdo de otro platillo que me encanta: arroz con conchitas. Creo que voy a comer eso mañana. Tomaré algunas fotos y les daré la receta. !Qué hambre!

Conchitas a la Parmesana
Autor: 
Tipo de recetas: Entrada
Tiempo de Prep.: 
Tiempo de cocinar: 
Tiempo total: 
Comensales: 2
 
Ingredientes
  • 12 conchitas en su valva
  • Sal y pimienta
  • 12 gotas de salsa inglesa
  • 12 gotas de jugo de limón
  • 4 cucharadas de mantequilla
  • 12 cucharadas de queso parmesano rallado
Instrucciones
  1. Precalienta el broiler.
  2. Lava las conchitas, sazona cada una con sal y pimienta.
  3. Pon en una lata y en cada una vierte una gota de salsa inglesa y jugo de limón. Cubre con una cucharada de queso rallado y ¼ cucharadita de mantequilla.
  4. Coloca bajo el broiler por unos 4 minutos o hasta que veas que el queso burbujea y está dorado.
  5. Sirve inmediatamente, bien caliente, con tajadas de limón.


Comentarios

  1. I love to put as much lime on them as I can!!

  2. Great post. I´m glad you enjoyed the conchitas. And yes, it´s hard to have the exact same flavor when abroad….something to do with the ocean water perhaps? Not really sure. But it can´t be denied, that even if not exactly the same, they´re still delicious. Thanks for sharing our recipe!

  3. Oh, and by the way, your pictures are amazing.

Trackbacks

  1. […] sea canchita (maiz andino seco y tostado), tequeños, yuquitas (yucas fritas) con salsa Huancaina, conchitas a la parmesana, o una combinacion de platos compartidos por todos en la mesa, si se sale a comer en Peru mas vale […]

Deja un comentario

*

Evalúe esta receta: