#LunesSinCarne – Batido de Plátano

El Batido de plátano es algo que consideramos habitual en mi casa. No fue hasta que me fui a vivir al extranjero que me di cuenta que el ritual matutino de la gente no necesariamente incluye esta bebida. Este es también el caso del jugo de papaya y naranja, tan común en las mesas peruanas a la hora del desayuno, pero aparentemente no tanto en otros países.

Cuando estaba creciendo tomaba un batido de plátano en las mañanas, al menos un par de veces a la semana, si no era a diario. Hasta el día de hoy mi papá toma su batido de plátano apenas se despierta, sin excepción… Bueno, quizás cuando hace frío lo cambia por un enorme tazón de avena con quinua y otros super alimentos peruanos. Pero como dije antes, no es una tradición familiar sino algo cultural.

Se me ocurrió que sería divertido compartir este delicioso y satisfactorio elixir con todos los que no lo incluyen en su desayuno regular. De repente tú sí lo haces. Algunos peruanos también lo toman como parte de una dieta para bajar de peso, pues uno de estos batidos al día te ayuda a reducir unos kilos y a mantenerte delgado… o por lo menos así dicen. De repente te gustaría probarlo aunque solo sea por ese motivo.

Siempre buscando hacer las cosas un poco diferentes, preparé mi batido con leche de almendras hecha por mí en vez de leche normal. También le agregué unas cucharadas de lúcuma en polvo, solamente porque me fascina la lúcuma (es que soy peruana), y también porque es un super alimento lleno de maravillas nutricionales, algo que siempre es bienvenido en mi cocina. La harina de lúcuma le dio ese colorcito tan lindo. Si quieres el sabor original, usa leche corriente en vez de leche de almendras, omite la lúcuma y agrega una cucharadita de vainilla.

Y ahí tienes: un batido regular y uno vegano. Elige cualquiera de los dos y disfruta el resto del día.

Batido de Plátano
Autor: 
Tipo de recetas: Drink / Breakfast
Tiempo de Prep.: 
Tiempo total: 
Comensales: 3-4
 
Ingredientes
  • 1 taza de almendras
  • 2 tazas de agua
  • 3 plátanos de seda maduros
  • 6 cucharadas de harina de lúcuma
Instrucciones
  1. Remoja las almendras en agua durante la noche.
  2. En la mañana escúrrelas, pélalas y licúa con dos tazas de agua.
  3. Cuela la leche de nuevo, presionando los residuos de almendras para obtener todo el líquido.
  4. Licúa el residuo con ¾ taza de la leche de almendras y cuela nuevamente.
  5. Licúa la leche de almendras con los plátanos y la harina de lúcuma. Sirve de inmediato.


Deja un comentario

*

Evalúe esta receta: