Manjarblanco Ligero

Hay muchas formas de hacer manjarblanco (nestro dulce de leche peruanísimo), y esta es tan fácil que no requieres seguir las instrucciones de una receta. No estoy hablando de la versión color caramelo de manjarblanco sino de este, más ligero, más claro, como puedes ver en la foto. Me gusta para rellenar alfajores o mini voladores. También es muy rico para rellenar queques o crepes.

Aunque se hace solo con dos ingredientes, necesitas una buena dosis de paciencia porque tienes que estar revolviendo las leches constantemente hasta que se espese y se ponga ligeramente dorado. Esto toma entre 35 y 40 minutos pero depende de tu cocina. Puede ser más. Cuida siempre que no se pegue al fondo de la olla.

Vierte una lata de 14-onzas de leche condensada y una de 12-onzas de leche evaporada en una olla de fondo grueso. Lleva a ebullición sobre fuego medio, revolviendo con frecuencia con una espátula o una cuchara de palo. Cuando las leches comienzan a hervir baja el fuego y revuelve constantemente, raspando el fondo y los lados de la olla.

Lo que quieres es que las leches espeses pero si el fuego es muy alto se va a quemar en el fondo de la olla y el manjarblanco se arruinará porque tendrá un sabor ahumado que no deseas. Para evitar que las leches se quemen tienes que bajar el fuego.

Una vez que ha tomado un poquito de color y que cuando pasas la espátula puedes ver el fondo de la olla, el manjarblanco está listo. Si tienes dudas y crees que puedes seguir cocinando un ratito más, es mejor que te detengas de una vez en lugar de continuar. Recuerda que el manjarblanco seguirá cocinándose con el mismo calor y si continúa en el fuego se volverá duro y de un color caramelo muy fuerte, en vez de este manjar color crema. Eso es algo que quieres evitar.

Enfría completamente en la olla y transfiere a un envase. Mantén refrigerado hasta por una semana -puede ser más pero dudo que dure tanto-.


Deja un comentario

*